Política, religión y futbol



JANNY BARRERA@CPJannyBarrera

Hablar de política es hablar de conflicto, recuerda que para la gran mayoría sigue siendo un tema tabú y lejano, al menos así nos lo han hecho creer desde tiempos inmemorables, que de política, religión y futbol no se habla, ¿Por qué? Pues porque eso genera plática y fomenta el debate, nos hace pensar, reflexionar y expresar nuestras ideas, más cuando nos reunimos al café con los amigos. Nuestros intereses hacen que vayamos buscando nuestro círculo cercano de amistades, porque así somos los humanos, buscamos sentirnos bien, seguros y encontrar nuestra zona de confort, pero, ¿qué pasa cuando esta es violentada? Obviamente sentimos que se nos mueve el mundo y es cuando empiezan los estira y afloje con nuestros pensamientos, leer, se nos dificulta y preferimos la película editada al antojo del guionista, lo mismo sucede con estos temas que nos incomodan tanto (porque así lo aprendimos desde niños en nuestras casas), sobre todo cuando no se razona lo que se habla.

Tratar de debatir con personas que no tienen un nivel de inteligencia emocional por encima del promedio, es como si uno hablara con una roca, inerte, sin sentidos. Una de las principales conductas que debemos modificar es el incentivar el desarrollo de la inteligencia emocional, porque la inteligencia por sí sola no basta, saber transmitir las ideas es una segunda conducta que desde pequeños debemos fomentar. En estos tiempos el desarrollo entre los seres humanos es cada vez más amplio y la brecha entre las clases sociales y el mundo, es cada vez más pequeño, gracias al internet, donde todos somos iguales, y donde la diferencia se va logrando con las ideas, quedando de lado lo que en la vida real nos separa y que tal vez nunca pudiéramos coincidir, ya sea por cuestión geográfica o por no coincidir en nuestro entorno social, así que esta es la gran maravilla de la tecnología, el tener la opción de llegar a las personas que creemos pueden hacer la diferencia, sin necesidad de interactuar físicamente.

Ya que encontramos en la red nuestro círculo de intereses particulares, creamos el espacio y comenzamos a desarrollar nuestras ideas, a sumar y a tratar de convencer con argumentos lo que a nuestro parecer es lo correcto, esto de alguna manera es solo el inicio de algo realmente más grande y emocionante, ya que estas  ideas, es nuestro deber hacerlas llegar a las personas que no tienen el acceso a internet y tampoco la capacidad de razonar por las condiciones de vulnerabilidad en la que se encuentran y que sin saberlo, por la ignorancia fomentada por un sistema opresor, corrupto e impune, son la carne de cañón y el bastión que los sostiene, porque son los que salen a votar motivados por un incentivo realmente humillante a la vista de los que sabemos un poco más.

El acceso a la información que tenemos en nuestros tiempos debe de ser compartida y todos fomentar el involucrarnos en el proceso electoral, es deber constitucional como mexicanos y mexicanas hacerlo. No podemos exigir un gobierno honesto, sin impunidad, si nosotros mismos ni siquiera sabemos que es nuestra responsabilidad, otra vez, por ignorancia o porque así lo hemos aprendido desde siempre, este es un paradigma que debemos romper y enseñar a nuestros hijos e hijas que tenemos que valorar el Artículo 39 constitucional que nos dice:

Artículo 39. La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Esta es una gran responsabilidad para ti y para mí, como mexicanos. Si nosotros en la constitución tenemos el poder para modificar el sistema de gobierno, no entiendo por qué pensamos que no es de nuestra incumbencia  involucrarnos en el proceso electoral, no podemos seguir dejando en manos de gente que no ha cumplido, con el mandato de velar por el interés del pueblo. No podemos seguir con la creencia que el tema electoral no nos corresponde, y vaya que nos corresponde y no solo de votar cuando así sea, sino desde que se eligen a los candidatos y candidatas, desde ahí empieza la democracia, el poder del pueblo. Que no tenemos ese poder, es algo que nos han hecho creer para quedarse como dueños y únicos herederos de nuestros recursos públicos, reflexionemos sobre el tema y hagamos la diferencia este 1 de julio ejerciendo el poder del voto, es nuestro deber y obligación hacerlo para poder exigir, el buen cumplimiento del sistema de gobierno que queremos para nuestros hijos. No podemos seguir haciéndonos de la vista gorda y dejar que entre los que mantienen el poder se elijan una y otra vez y hereden los puestos como sí heredaran una empresa particular.

El tener puntos de vista distintos como ciudadanos, no debe de ninguna manera separarnos como iguales, al contrario, lo que debemos fomentar es la unión, ya que el gobierno, especialmente los que están en una posición de poder, independientemente del partido al que representan, al final del día son amigos y se cuidan las espaldas para seguir ejerciendo el poder, hacen como que se pelean públicamente porque a eso también nos han acostumbrado, al pan y circo. Seamos la generación del cambio, la que por fin despertó en México, la que le está dando el poder al pueblo.

Soy chiva de corazón y comulgo con la espiritualidad más que con la religión.

Janny Barrera

@CPJannyBarrera

https://www.sdpnoticias.com/nacional/2018/02/04/politica-religion-y-futbol

Más información en esta sección

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota