¿Sientes hartazgo de la corrupción e impunidad? Súmate a estas elecciones históricas


Una tarea titánica es involucrar a las personas a unirse al proceso electoral, producto de la gran labor que realiza el sistema opresor, ya que desde pequeños nos enseñan a voltear para otro lado. Con la ayuda de las redes, la gente está aprendiendo a ser autodidacta y a descubrir nuevas formas de obtención de recursos, que antes eran exclusivas de un privilegiado sector clase mediero que tenía acaparado el mundo de los negocios y que son de los que más contribuyen al gasto público.

Si bien es cierto que es tarea de todos contribuir al gasto público, es imposible para la clase menos privilegiada hacerlo y por el contrario aparte de nacer y vivir en condiciones precarias, son señalados por una clase casi esclava de un sistema capitalista opresor, a que están así, porque no hacen nada por salir de ese mundo miserable y de pobreza en el que viven, olvidando de entrada que no se cuentan con las mismas condiciones y desde ahí ya quedan marginados a un mundo cruel y despiadado de gente sin sentimientos que se dedican a utilizarlos para sus fines mezquinos.

Desgraciadamente en nuestro país México, un 50% de la población cuando mucho es el que sale a votar, de ese porcentaje la gran mayoría son las personas que laboran en el sistema y  gente esperanzada en obtener algún hueso o beneficio que les prometen los candidatos. Me atrevo a opinar que un 35% de la población pertenece a la clase menos privilegiada, son manipulados por los corruptos e impunes vividores del sistema, para obtener de ellos un voto que es más bien un abuso vil en contra de ellos mismos, que por ignorancia o por recibir dadivas y miserias hasta gustosamente salen ese día de las elecciones a votar por quien más promete darles una ayuda por medio de algún programa social grotesco.

No dejemos que sigan engañando a quienes deberían de ayudar para que salgan de esas condiciones tan deplorables y que hasta son consideradas de lesa humanidad, porque la falta de alimento y vida digna así está reconocida por los derechos humanos a nivel mundial. Mientras que estos promotores vitalicios de las injusticias sociales, creen ser privilegiados de vivir del pueblo y sentir que lo que hacen es correcto, porque son los que se “avientan” o “animan” a ver por los demás dentro del mundo de la política, por cierto sin omitir que muchos de ellos nacieron en el seno familiar de gente corrupta e impune, que están señalados desde tiempo atrás como delincuentes de cuello blanco.

Optemos por analizar nuestras razones que nos llevan a decidir participar o no en las elecciones y hagamos nuestra parte, contribuyendo con nuestro voto para no dejar en manos de gente sin escrúpulos las riendas del país, no es posible que sabiendo y que nos consta que viven de manera totalmente incongruente comparada con la calidad de vida de la mayoría de los mexicanos y sigan diciendo que es porque los demás no trabajan para lograr un modo de vida digno y que por eso no viven bien. Basta de creer lo que dicen y repiten de manera descarada, que van a combatir la corrupción e impunidad, los mismos que por años la han cometido y que la siguen cometiendo día tras día, no podemos seguir haciéndonos de la vista gorda y cargando con salarios indignos, como el de los servidores de primer nivel que reciben de cien mil pesos para arriba, mientras que una persona que trabaja y trabaja mucho, recibe solamente una mísera cantidad de un salario mínimo o dos y que todavía nos dicen que con eso se puede vivir y muy bien, que dejemos de querer vivir de regalado, YA BASTA de ser un país de oprimidos.

La solución está en nuestras manos y es nuestro deber que hagamos llegar esta información a las personas más afectadas por los programas sociales, con los cuales los tienen amagados con mentiras y que por ignorancia creen que un partido es el que los promueve, olvidando que estando en el gobierno, lo que se mueve es el dinero de todos los mexicanos, que reciben vía impuestos, de igual manera ojalá que los empresarios, asalariados y clase medieros, comprendieran y se sumaran al proceso electoral, entendiendo que los más afectados por los malos manejos de los impuestos son ellos mismos, porque son los generadores de la mayoría del ingreso que malgasta el gobierno en todos sus niveles.

Pongamos un alto total a la impunidad y no dejemos que sigan viviendo de nosotros quienes nos deberían estar representando y para esto debemos salir a votar de manera masiva por quien consideremos no es de los promotores de la opresión, corrupción e impunidad y sí por quienes creemos que serán buenos representantes del pueblo de México en su totalidad y no de sus allegados, familiares o amigos.

 

Janny Barrea

@CPJannyBarrera

Ms informacin en esta seccin

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota