Más de 50 mil personas pasaron por la primera exposición dedicada a la marihuanaLa Expo Cannabis debutó el fin de semana en La Rural. Durante tres días se mezclaron en el mismo evento familias, usuarios medicinales, cultivadores, profesionales y empresarios.


Una señora de 80 años intentaba hacerse lugar entre la multitud que atoraba los pasillos entre los 70 stands de parafernalia e información sobre marihuana. “¿Dónde están las plantitas y los aceites?”, preguntaba mientras avanzaba. Un joven interrumpía el paso de una médica para preguntarle si conocía alguien que pudiera entender de neurogénesis: su mamá está en coma hace ocho meses y quiere intentar “despertarla” con cannabis. Un cultivador le explicaba cómo se cosechan las flores de la marihuana y de qué manera hay que secarlas a una pareja que habían pasado los 60 y se mostraban muy interesados.

Si algo provocaron los tres días que duró la primera Expo Cannabis de la historia argentina fue la fusión de los distintos mundos que nuclea la planta milenaria: familias de usuarios medicinales, ancianos, cultivadores, activistas, médicos, abogados, comerciantes, científicos y empresarios. Todos -unos 56 mil en total, según los organizadores, lo que equivale a una Bombonera llena- juntos, detrás de objetivos similares (compartir información), lograron sellar un eslabón clave en la “lucha que se viene en Argentina por la regulación de la marihuana: la legitimidad”.

Entre el viernes y el domingo, una muestra que comenzó como un gran eufemismo (sin plantas, sin semillas, sin humo), terminó más anclada a la demanda de un nuevo paradigma, como nunca antes se había visto desde que se prohibió en los años ’30.

Mientras la tenencia y el autocultivo son ilegales y están penados con años de cárcel, las más de 50 mil personas que pasearon por La Rural convivieron sin tensiones y sellaron un nuevo eslabón en el reclamo de ese sector por la despenalización de la tenencia, el autocultivo regulado y la legalización. Si desde hace diez años las marchas muestran el reclamo por el cambio en la calle, con jóvenes del conurbano como progatonistas, la Expo dio un paso más allá al mostrar que hay un público que puede pagar $700 una entrada y que pide una nueva ley.

Más información en esta sección

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota