Sobre el aborto


l debate público es una lucha por la percepción, donde no siempre gana quien tiene los argumentos de su lado, sino quien comunica mejor. Como sociedad, e incluso como personas, tenemos muchos temas de los que no nos gusta hablar. La educación sexual es uno de esos temas. En nuestro país, los adolescentes y jóvenes aprenden más sobre los temas relacionados con su sexualidad en pláticas con amistades o en internet donde circula una gran cantidad de información falsa, que en la escuela o en el hogar. El resultado: una gran cantidad de embarazos no planeados, muchos de ellos en adolescentes, donde México ocupa el segundo lugar a nivel mundial. Hoy se ha vuelto a abrir la discusión sobre el tema del aborto en Tamaulipas. Desafortunadamente la falta de información, las ideas preconcebidas, los actores sociales de tanto peso que están en contra, y el costo político que muchas veces tiene la responsabilidad, complican demasiado la despenalización del aborto. Mi pregunta en este tema siempre es la misma: ¿a la sociedad de qué le sirve tener en la cárcel a una mujer que se vio en la extrema necesidad de abortar? Por supuesto que no estoy a favor de que se interrumpa un embarazo, como tampoco la mujer que va a abortar lo está; pero nunca podría estar a favor de que la sociedad crea que castigando a la mujer con cárcel se protege una vida; por el contrario, se terminan muchas alrededor. No se trata de hacer del aborto un medio de control de natalidad, para eso se deben mejorar y ampliar las políticas de planificación familiar y anticoncepción, y ahí sí estaríamos protegiendo no solo un nacimiento sino también el futuro de todos. Despenalizar no es promover. Tener el aborto como delito no quiere decir que no suceda en estos momentos, quiere decir que sucede clandestinamente. Tenemos que cambiar el trato que le damos a estos temas desde el hogar y en el gobierno. Es muy fácil señalar, pero es terrible que, frente a una situación tan abrumadora, una mujer encuentre una sociedad que exige para ella castigo y no apoyo para salir adelante. El grupo mayoritario del Congreso en Tamaulipas debe permitir un debate serio y profesional, y tomar decisiones de Estado. Que no se vayan por la fácil, que asuman su responsabilidad de analizar este tema. https://www.milenio.com/opinion/saul-barrientos/prospectivas/sobre-el-aborto

Más información en esta sección

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota