¿Quién tortura a presuntos bandidos en Puerto Peñasco? ¿no hay autoridad?


Es bueno saber, a estas horas y con estas gentes que hay ciudadanos que se sienten bien atendidos por autoridades encargadas de procurar justicia, gracias a Dios tiene que haber de todo en la viña del Señor. Don Braulio propietario de la tonelada de chiltepines que fue robada de su casa ubicada en la colonia Isssteson-Centenario relató que jamás había acudido ante una instancia a demandar ayuda y confesó que a pesar de que sí tenía mala imagen de los funcionarios lo trataron muy bien.

Don Braulio Navarro Salcido se dijo feliz de que las autoridades le recuperaron una parte del chiltepín que le robaron el pasado 25 de enero. Además, se mostró confiado en que el resto de su mercancía sea encontrada. Pero más aún y con la difusión en los medios de comunicación del atraco recibió ofertas para comprarle su producto y las solicitudes son de diferentes partes del país y el extranjero.

Su contentura es un remanso de confianza y de aliento ante tanta víctima del delito que queda no solo con sus pérdidas sino además con el mal sabor de boca por el maltrato que recibe a manos de las autoridades encargadas de darles justicia. Bien por don Braulio, ojalá que el día de mañana salgan parvadas de vecinos a decirse agradecidos porque les ayudaron en sus diversas demandas. 

Precisamente hoy 7 de febrero debería estar cumpliendo años mi querido hermano Jesús Antonio Olguín, pero a sus apenas 22 años fue atacado a mansalva por dos drogadictos en la colonia el Sahuaro, lo asesinaron. Buscar castigo para los responsables de su muerte fue una ardua tarea que me dejó gravemente marcada por la clase de rufianes que pueblan las estructuras de la procuración de justicia. 

Me quedó claro que los rufianes pueden vestir de traje y causar dolor tanto o más que los rufianes que lo atacaron aquella madrugada del 22 de septiembre de 1996. Es quizá una de mis peores referencias de sufrimiento profundo, que socaba, que roba vida, que arranca confianza y todas las certezas en las que creías. A 23 años de su deceso, hemos aprendido a lidiar con su pérdida, el duelo se procesa con mayor inteligencia emocional.

Por supuesto que mi agradecimiento al Supremo Tribunal de Justicia, a la Defensoría de oficio del gobierno, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) los últimos porque tenían bajo protección a uno de los parásitos, entre rufianes te veas; a las dos primeras dependencias, porque se esmeraron en liberar de la cárcel al único que fue condenado por el asesinato. El juez que llevó la causa tenía pereza, estaba cansado de cobrar por nada, pidió 8 años, de los cuales 4 años purgó condena. Ahora asaltan a peatones, roban casas, acuchillan gente ¡Eaaa! vivan las instituciones que mantenemos con sacrificio, para que cuando las ocupes te partan la madre, sí señor.  

¿Quién tortura a presuntos bandidos en Puerto Peñasco? ¿Allí no hay autoridad? Un video publicado por www.sinembargo.com Pavoroso, por los gritos de dolor de dos hombres que son obligados a caminar desnudos con el rostro cubierto. Luego son colocados uno encima del otro para apalearlos con un madero. Como en tantas partes los responsables del castigo se ríen, gozan del abuso que ejercen contra los que acusan de delincuentes. Haber cuando van por otros, el o los que les dé la gana total, lo pueden hacer, nadie los detiene. A eso es que se le llama vacío de autoridad.

El avión, el avión, se nos va el avión, basta. Que si habrá la dichosa rifa del avión presidencial va que vuela. Que será un simple sorteo de la Lotería Nacional, con la única diferencia de que los cachitos costarían 500 pesos, en lugar de los 30 habituales. Ojalá que ya se le acabe la chunga

Más información en esta sección

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota