El Espanyol identifica a 12 implicados en los insultos racistas a Williams


Después de que Iñaki Williams denunciara que sufrió insultos racistas cuando fue reemplazado en el partido entre el Espanyol y el Athletic del pasado sábado en Cornellà, la entidad blanquiazul emitió un comunicado en el que informa de que identificó a 12 aficionados, nueve de los cuales son socios del club, que estuvieron implicados en los agravios contra el delantero del Athletic. “Una vez realizado el pertinente y exhaustivo análisis de las imágenes de vídeo de los hechos acontecidos el pasado sábado, en los que se profirieron gritos de carácter racista al jugador Iñaki Williams, el RCD Espanyol de Barcelona ha determinado la implicación de 12 individuos en los sectores 107 y 108, todos ellos ubicados fuera del espacio que ocupa de la Grada de Animación. Nueve de los cuales son socios, mientras que tres de ellos son compradores ocasionales de entradas”, comunicó el Espanyol.

Es muy triste que a día de hoy sigamos viviendo escenas de racismo en el fútbol. Tenemos que acabar con ello entre TODOS. Gracias por vuestro apoyo. #NOalRacismo #SayNoToRacism ✋🏿✋🏼 pic.twitter.com/3UauFEXjH4

— IÑAKI WILLIAMS (@Williaaams45) January 25, 2020

El Espanyol aseguró que elevará un informe “al Comité de Disciplina Social para determinar las medidas oportunas recogidas en el Reglamento de Disciplina Interno del club, y que pueden acarrear la suspensión de los carnets de abonado y de socio y la expulsión de toda actividad que realice la entidad blanquiazul”. El club también ha trasladado el informe a policía. “Para que, en su caso, depuren las posibles responsabilidades penales”, explicó. El vicepresidente del Espanyol, Carlos García Pont, ya había expresado el domingo el compromiso del club para erradicar el racismo del RDCD Stadium. “El club siempre ha luchado y luchará contra el racismo y la violencia. Siempre ha puesto todos los medios posibles para luchar contra estas actitudes. El fútbol tiene unos valores que debemos defender y trabajar tanto en la cantera como con los aficionados. Apostamos por el trabajo, la humildad y la ambición y el que no esté en la defensa de esto, no tiene cabida en el club”, subrayó García Pont. Y manifestó que el Espanyol trabaja con LaLiga “de forma permanente para coordinar todos los aspectos de seguridad”.

El domingo, tras la denuncia de Williams, LaLiga informó de las medidas que adoptará. Aseguró que denunciará los hechos ante el Comité de Competición de la RFEF y que espera “una sanción de cierre parcial de la grada afectada”. También aseguró que estará en contacto con la AFE y la RFEF los futbolistas estén en contacto con los árbitros ante cualquier episodio racista. “Cualquier jugador que escuche cánticos, de forma coral o individual, y que considere que afecten a su dignidad o sean discriminatorios, lo haga saber inmediatamente al árbitro del partido para que tome las medidas pertinentes, llegando si es el caso, a modificar lo tipificado en el Reglamento de la RFEF para que este sea efectivo”, explicó. Por último, LaLiga concluyó que iniciaría acciones penales por delito de odio contra los aficionados que insultaron a Williams “ante la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo y la xenofobia en el deporte”.

La RFEF también mostró su apoyo a Williams. “La federación considera que las actitudes o cánticos racistas realizados  en el estadio del RCD Espanyol SAD por un número muy reducido de personas de la afición del RCD Espanyol SAD son, por sí mismos, y con independencia del número de personas que los profirieron, de una gravedad extrema, lo que pone en evidencia que en la sociedad española siguen existiendo grupúsculos de gente altamente intolerante e incívica, merecedores de un castigo ejemplar y de la más completa repulsa social colectiva”, expresó la federación en un comunicado el domingo

Más información en esta sección

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota