Carta de Santiago Luna García a Alfonso Durazo


“Hay una especie de ventriloquía trascendental con la cual los hombres pueden aparentar que algo dicho en la Tierra viene del cielo”.
Georg Christoph Lichtenberg

Estimado Alfonso:
El riesgo de perder la oportunidad de llegar a la victoria me aterra, por primera vez me asalta la duda, cancelar la posibilidad de implementar un proyecto de nación que trascienda por orientarse a mejorar la vida en este país y donde seguramente la naciones del mundo estarán pendientes del futuro de nuestro México, resaltando el esfuerzo y la forma de arribar a la victoria, la constancia, capacidad y claridad del liderazgo de quien encabeza el proyecto de Nación, eso me emociona y empuja a seguir firme, realista y con los pies en la tierra.

El objetivo personal es participar abiertamente sin costo ni facturas, sin engaños ni simulacros, no debe ser parte del contexto entrar en controversias y si así ha de ser, apostaré siempre a la solución, al debate de nivel, hasta llegar al acuerdo. Estoy cierto que todos somos necesarios, la suma en armonía, con pluralidad y tolerancia, sin dogmas ni prejuicios, caminar libres y con voluntad al encuentro con el cambio verdadero, integrando a los amigos, a la familia, al ciudadano, entendiendo incluso la suma del contrario.

Te confieso por este medio de mis angustias y visiones pensé que éramos mejores personas, te considero mi amigo y pienso que el trabajo nos haría más fraternos, trabajando juntos se ve todo más fácil todo, medite en algún momento que con tu experiencia se construirían verdaderos liderazgos en Sonora, desafortunadamente me doy cuenta que somos tan pequeñitos a las necesidades que requiere el cambio verdadero, no podemos acordar, menos llegar a los consensos necesarios, todo se ha vuelto moneda de cambio, se aprovecha cualquier debilidad, el objetivo no es reconocer las aptitudes de algún ciudadano o militante, es arrodillar y si se puede, humillar aniquilar a quien tenga perfil o estorbe a los intereses. Pareciera que ya están completos y siento pena ajena, no me estoy sintiendo parte de lo que habíamos platicado en aquel viaje a Guaymas cunado me invitaste a sumarme al proyecto, corremos el riesgo de extraviarnos, se está volviendo áspero el terreno ya empezaron las mentiras, las verdades a medias o el silencio, a complicar las cosas. Te adelante en ese viaje algunas reflexiones que espero las recuerdes, son las mimas que estamos viviendo.
Me extraña enormemente y rechazo las actitudes adoptadas por quienes no me conocen, los que atacan a traición y pretenden minimizar la problemática. A ellos les expreso que no se puede estar en disputa a todo o nada, sin que se explique, convoque, instruya o se diga algo que satisfaga a todos, nadie a estas alturas sabe a ciencia cierta cuál será el procedimiento a seguir para obtener las coordinaciones en disputa. 
Es urgente disminuir las tensiones que alimentan las ambiciones partidarias, brindemos el orden institucional que se requiere brindemos la certeza y legalidad a las acciones emprendidas, seamos profesionales y permitamos que la imparcialidad de los Consejeros se manifieste, cumplámonos con las formalidades estatutarias.
Espero sirva la presente para canalizar los interese de los impacientes, o para sosegar las ambiciones de los que afirman que la disputa real son las posiciones hacia 2018. Tu servidor no lo ve así y te lo aclaro, no podemos caer en ambigüedades ni en esquemas de disputas, ni recurrir a la trampa, mucho menos a la artesanía o al enredo. 
Le apuesto a tu figura y a tu liderazgo, a la legalidad y a la transparencia, necesitamos un acuerdo más amplio de contenido, estratégico, con método y que nos brinde orden y entusiasmo, desconozco tus prioridades personales pero si te sirve de algo te lo expreso respetuosamente, deja que se queden con todas las posiciones, sólo no descuides la estrategia, la defensa de los intereses de morena, todavía falta un largo tramo para las candidaturas, vamos esperando los tiempos en armonía y con entusiasmo.
Borremos la percepción errónea de algunos militantes y personal administrativo que sin mayor preámbulo, sin análisis, sin mecanismos, sin convocatoria y sin discusión intentan a tus espaldas apropiarse de los cargos, son tu colaboradores son tu nomina, elevemos miras vamos comprendiendo el objetivo, brindemos el mayor alcance a los acuerdos nacionales de fecha 09 de julio de 2017, vamos respetándonos, ese es el llamado, liso y llano.
No obstante ser una invitación abierta a los militantes no encontramos eco, en cambio las fuerzas internas que conforman a morena deciden quién tiene el tamaño o perfil para algún cargo, se prohíbe y esconde a los Consejeros para que no platiquen con tal o cual aspirante, al extremo de mandar quitar el directorio de la página oficial y hasta la fecha no se conoce la convocatoria o el procedimiento que debemos agotar. Vamos queriéndonos un poco entre nosotros como persona y compañeros que compartimos un ideal, es fácil se hay voluntad. La mano está extendida y te pido por favor una respuesta, sino la hubiera lo entenderé como un fracaso. 
No se puede seguir creado incertidumbre respecto al género sólo por ponerte algunos ejemplos, tampoco debemos dejar circular falsas autorizaciones de permutas, intercambios, acuerdos entre grupos, se impulsar coordinaciones organizacionales temporales, incluir a ciudadanos independientes y andar sesionando en espacios ajenos a las instalaciones institucionales de morena. Como ves hay todo un desconcierto. Pongamos fin a la barbarie y paremos este espectáculo tan grotesco, es cuestión de confianza en un proceso democrático.
Si algunos militantes no se has dado cuenta es porque la prioridad es Andrés Manuel, pero te lo aclaro, actualmente el partido en Sonora se está cerrando, la propia burocracia expresa que tiene dueño y abiertamente se extienden rechazos sistemáticos, el “sí señor, no señor” en un partido democrático no son buenos, los artilugios y pavonarías del formato utilizado en mi caso son innecesarios, los respeto pero no me puedo someter a ellos, porque lo único que esconden es la franqueza y compromiso de los liderazgo, no creo sinceramente que sea el caso. 
Te pido de favor que hagas llegar una disculpa a la gente de tu equipo, sé que mi estilo no es de su agrado. El pecado fue pedir las cosas por escrito. Sé que coincidiremos en lo que te expongo anticipadamente te agradezco y te pido que hagas lo conducente por quienes nos impulsan, a la familia y los amigos, a esos no les podemos quedar mal, sufren lo mismo que nosotros si se pone en duda las verdaderas transformaciones y el cambio.

Seamos la unidad en la acción y te lo expreso con ese sentimiento de no poder sintetizar los años de lucha, soy un hombre de compromisos y palabra, que creo en morena y creo en ti, estamos a buen tiempo de responderle al ciudadanos, no nos perdamos en codiciar lo ajeno precisamente para eso son los acuerdos adoptados vamos juntos agotemos el procedimiento si ya está aprobado. 
No haberte manifestado esto sería traicionarme abonarle al descuido y desencanto, perder la capacidad de indignación y asombro, nada más falso y alegado, la emoción que me embarga me impulsa a asumir mi responsabilidad con la coherencia como base y la razón como virtud, aun así se amotinan ilusiones, esperanza, frustraciones y desencantos. No sé si este atrevimiento de decirte lo que siento sea reversible o no en cuanto a sus efecto, sólo persigo que las deshonestidades y el sentido de propiedad que embarga a la burocracia partidaria se terminen, que evaluemos los méritos, la trayectoria, la constancia, o porque no, la aspiración legítima, vamos todos al debate de lo que se requiere y lo que proponemos. Nadie sobra y nadie tiene por que irse, vamos abriendo la discusión ese es el reto.
Me confieso militante convencido del proyecto de morena y si hay que hacerse a un lado sólo necesitan expresármelo. No pasa nada, no seré yo el que estorbe, el que frene tu triunfo, tu victoria, sólo estoy solicitando que se aclaren las reglas del juego, que se agote la garantía de audiencia y se brinde la oportunidad de participar en igualdad de circunstancias, francamente y en apoyo al proyecto del que me considero parte y ambiciono llegue a buen puerto. 
Pongamos el ejemplo a la ciudadanía, con transparencia, honestidad, pero sobre todo con respeto a la literatura partidaria, al Estado de Derecho, esto son los pilares que sostienen a nuestra democracia a nuestro dirigente nacional y a nuestro proyecto de Nación, eso a lo que aplaude el pueblo, Impulsemos juntos una nueva idiosincrasia, pensemos y actuemos poniendo el ejemplo, esa parte debemos tenerla clara, pero sin miedos, sin ataduras, sin complejos, el enemigo no soy yo, me pongo a la orden como el más humilde de los compañeros de lucha, con los pies en la tierra y sin ventriloquía, como reza la frase que te cito al inicio de este documento, la mano está extendida, espero tu apoyo y te reitero mis respetos .

Sirva la ocasión para consignar mis atenciones, enviarte un cordial y fraternal saludo, pidiendo por último que le des el más amplio alcance en un contexto de armonía y respeto a cada palabra que te enuncio en este mensaje compañero.

Cumplidamente

C. Santiago Luna García

Hermosillo, Sonora, a 17 de agosto de 2017

Más información en esta sección

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota